VIENTOS DE GUERRA ¿ LA III GUERRA MUNDIAL?

china eeuuu Justo después de las masacres en París, el papa Francisco dijo que los ataques terroristas fueron parte de lo que poco a poco se convertirá en una Tercera Guerra Mundial. Si observamos los acontecimientos mundiales y hacia donde marchan las relaciones internacionales, vemos que, nuevamente pareciera que el mundo está ad-portas de una nueva guerra mundial. El ambiente que se palpa, es similar a lo que ocurrió antes de la primera y segunda guerras mundiales. En primer lugar un mundo dividido por intereses y alianzas militares, una economía mundial pasando por períodos de crisis, importantes espacios geopolíticos en disputa.Lideres ambiciosos y fuertes frente a otros débiles sin carácter. Antes de la IGM al igual que lo que ocurre hoy en  día, la rivalidad entre las grandes potencias las llevó a armarse para una eventual guerra y preparar a su población para el ataque y la defensa, lo que especialmente hizo Alemania, donde si bien en toda Europa se exacerbó el patriotismo, allí fue mucho más notorio. Este país y también Japón acrecentaron su fuerza naval. La producción de acero fue también relevante siendo pioneros Alemania y Estados Unidos. Cuando se cumplió el centenario de la I GM, el orden geopolítico actual amenaza con colapsar. Crecen los extremismos, nacionalismos y ambiciones imperialistas. Aunque ninguna guerra ha sido oficialmente declarada, el mundo es escenario en estos momentos de al menos 13 conflictos armados que amenazan al orden internacional vigente. Previo a la IIGM, uno de los factores desencadenantes fue la gran Recesión que se presentó en el mundo durante los años veinte y treinta, que en Alemania crearon desempleo, caída del nivel de vida de la clase media y demás que abonaron el camino para el surgimiento de las reivindicaciones alemanas. Hoy ocurre algo similar en la economía mundial. 500 millones de personas viven en países con riesgo de inestabilidad y conflicto, 200 millones de los cuales viven por debajo del umbral de la pobreza. El impacto económico global de la violencia llegó a EEUU 9.800 mil millones el año pasado, lo que equivale a 2 veces el PIB total de África, según el Instituto para la Economía y la Paz (IEP, por sus siglas en inglés).

El problema, radica en que, una nueva guerra mundial será con empleo de armas nucleares, que sin dudas serán catastróficas para el mundo entero. Los motivos para un conflicto a escala global son múltiples.

El surgimiento y consolidación de nuevos escenarios de tensiones y enfrentamientos en torno a los océanos y mares —y de nuevas orientaciones de la Geopolítica en su análisis, como la llamada por algunos autores «Oceanopolítica»—, tal y como sucede en el Oceáno Ártico en torno a la disputa de los recursos que alberga su fondo y que protagonizan los países ribereños (Rusia, Suecia, Noruega, Islandia, Dinamarca —Groenlandia—, junto con Estados Unidos y Canadá). Pero en el caso del Ártico no son solo los recursos la causa de tensión y disputa, también las demarcaciones territoriales y el control de pasos y rutas. Igualmente geoestratégicos son los planteamientos y movimientos que enmarcan el conflicto de las rutas de los gasoductos y oleoductos que tienen su origen en Rusia y se dirigen hacia territorios de Europa Central y Oriental o desde las riberas caucásicas del Caspio: como en el caso del Ártico, pero indudablemente con otros tintes, de nuevo los recursos protagonizan las tensiones y confrontaciones entre países y regiones de Europa.

Por otra parte, conflictos más conocidos, donde la violencia ha estado presente hasta hace poco y aún constituye una amenaza, son los desarrollados en territorios del Cáucaso, máxime cuando a mediados del año 2008 la Federación Rusa reconoció la independencia de las regiones separatistas de Abjazia y Osetia del Sur. Como tensos son (o fueron) también los casos de las disputas territoriales de Bosnia-Herzegovina entre las dos grandes regiones que articulan el territorio, de la autoproclamada independencia de Kosovo y su relación con la minoría serbia, o de los enfrentamientos que sucedieron en los primeros momentos a la autoproclamada República de Trandsnistria (Moldavia), todavía no reconocida por nadie.

De diferente calado y aparentemente más «tranquilos» (lo que no significa exentos de sobresaltos) son los roces que se producen entre flamencos y valones en Bélgica, amenazando seriamente la estructura política de un país situado en el corazón de Europa y cofundador de la actual Unión Europea; de Grecia y Turquía en torno a ciertas delimitaciones y posesiones marítimas en el Egeo; del enclave ruso de Kaliningrado y su nueva definición dentro de una Unión Europea ampliada; o de reivindicaciones con ribetes históricos por su prolongación en el tiempo pero poco generadoras de tensiones abiertas, como la cuestión del Alto Adigio-Tirol del Sur (Italia-Austria) o la de la región fronteriza germano-danesa.

Hay, en fin, otros problemas geopolíticos de muy distinto alcance y entidad pero que todos ellos convergen en un punto: siguen sin solución; es el caso de la división de Chipre, el problema de Gibraltar, la situación y consideración de las ciudades de Ceuta y Melilla, la reivindicación siria de su antigua provincia de Alexandretta (hoy Hatay, en el sur de Turquía), el problema kurdo, la resolución del litigio entre Rusia y Japón por el archipiélago de las Kuriles, o del enclave del Alto Karabagh situado en territorio de Azerbaïdján pero mayoritariamente armenio. Las relaciones entre Pekín y Washington están en decadencia, tensiones en el mar de la China Oriental y el mar de la China Meridional, las diferentes posturas sobre Taiwán y Corea del Norte, los casos de ciberataques y el espionaje cibernético, que ya ha servido de pretexto para un intercambio de amenazas por ambos lados, así como la militarización del espacio, el aumento de la rivalidad económica , mantienen la ventana para una guerra entre Estados Unidos y China probablemente abierta en vistas del futuro.

Un conflicto entre las dos superpotencias, que con seguridad se extendería a escala mundial. Las tensiones se han incrementado a causa de las reivindicaciones territoriales de Pekín en el Mar de China Meridional. La disputa enfrenta a China en contra de las Filipinas, Taiwán, Vietnam y otros vecinos que reclaman la propiedad de las importantes cadenas de islas y aguas circundantes. Los países más pequeños temen perder el acceso a una de las principales rutas de envío y territorio de pesca, así como el potencial de que China militarice la región. China elevó las tensiones el año pasado con el lanzamiento de operaciones masivas de dragado para convertir los arrecifes en islas artificiales que considera parte de su territorio

Por otra parte, tenemos que, Corea del Norte ha amenazado que sus fuerzas nucleares se encuentran preparadas para llevar a cabo un ataque preventivo “contra la parte continental” de EE.UU. y Corea del Sur, si esta medida es necesaria para la seguridad del país, lo ha informado la agencia de noticias KCNA, citada por AFP. “El ataque nuclear preventivo de justicia será llevado a cabo de acuerdo con la declaración del jefe del Ejército Popular de Corea”, reza un comunicado de la Defensa norcoreana citada por la Agencia Telegráfica Central de Corea. Con esta amenaza Pionyang ha reaccionado al anuncio de las autoridades de Corea del Sur sobre los simulacros militares conjuntos con EE.UU., que tendrán significancia histórica por su magnitud.

El anuncio sigue a la serie de acciones provocativas de Corea del Norte en la península justo después de que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara una lista de sanciones contra Pionyang, las más severas en 20 años de tensas relaciones con el país comunista. Fuentes militares de Seúl citadas por la agencia Yonhap han comunicado que los ejercicios conjuntos de EE.UU. y Corea del Sur también contienen un plan de ataques precisos contra altos cargos políticos y militares de Pionyang. Las maniobras conjuntas de EEUU y Corea del Sur, que empezaron el 7 de marzo, no tienen precedentes en cuanto a la envergadura, el número y los tipos de armas implicadas, así como la clase de operaciones simuladas, señaló la Canciillería rusa al reafirmar su “actitud negativa hacia semejantes formas de presión política y militar sobre Pyongyang”. Se trata del plan de operaciones 5015, que también detalla cómo Seúl y sus aliados pueden detectar, interrumpir y destruir el arsenal nuclear del país comunista en caso de que estalle una guerra en la península de Corea, según la agencia. El 3 de marzo el líder norcoreano ordenó mediante un decreto preparar a las fuerzas nucleares del país para llevar a cabo un ataque en cualquier momento en caso de ser necesario. Los misiles de Corea del Norte tienen un alcance de entre unos pocos y 10.000 kilómetros y pueden llegar a la mayoría de los países de Europa, Asia y América del Norte. El único continente que parece estar a salvo de los misiles norcoreanos es América del Sur. Estos misiles balísticos permiten potencialmente lanzar ojivas nucleares.

Ante la posible amenaza militar de China y Corea del Norte, el primer ministro japonés anunció la semana pasada la Estrategia de Seguridad Nacional japonés que incluye un aumento del 5% del presupuesto destinado a defensa. Tokio anunció su ambicioso programa de reorganización militar, que incluye la redistribución geográfica de sus efectivos y el incremento del 5% del gasto militar en el próximo periodo 2014 – 2019 para adquirir nuevo material bélico y movilizar a las tropas hacia el sur del país. El presupuesto destinado a este proyecto será de 24,7 billones de yenes (174.000 millones de euros) frente a los 23,5 billones de yenes (165.000 millones de euros) del quinquenio anterior, aunque podría reducirse unos 700.000 yenes (4.900 millones de euros). Dos semanas antes del anuncio, las tensiones en Asia aumentaron al enviar tanto China como Japón aviones cazas a la zona aérea en disputa en el mar de China oriental. Ambos países se encuentran en conflicto desde el otoño del año pasado por la disputa de estas islas, conocidas como Senkaku en Japón y Diaoyu en China, donde se supone hay grandes reservas de gas natural, que ambos países reclaman y se encuentran controladas por Japón gracias a una resolución de la ONU. En otro frente, el despliegue de 1.600 uniformados británicos en Jordania en el marco de una maniobra que simula la invasión de Irak no es un preludio del envío de tropas terrestres a una guerra contra el Estado Islámico, sino un ejercicio para “hacer frente a Rusia” junto a países de Europa de Este miembros de la OTAN, señala el rotativo británico ‘The Daily Telegraph’,que cita una fuente anónima del Ejército. El objetivo del ejercicio es mostrar que, pese a los recortes en defensa, el Ejército británico todavía es capaz de desplegar una fuerza de 30.000 efectivos, lo que incluiría a tropas y equipos militares, en cualquier punto candente a escala global.

Cabe señalar que el 2 de febrero el Pentágono anunció para el año 2017, sus planes para cuadruplicar su presupuesto para Europa, pasando de 789 millones a 3.400 millones de dólares, con el fin de disuadir una supuesta “agresión rusa”. Rusia está construyendo ‘un arco de acero’, una red de bases sobre los flancos del país, desde el Báltico hasta el mar Negro, para socavar la OTAN”, declaró el almirante estadounidense Mark Ferguson, jefe del Comando Nápoles de la Fuerza Conjunta de la OTAN, durante un discurso el pasado 6 de octubre. “Las amenazas del Este”, en torno a las cuales se creó la confrontación que sirvió para unir a los Estados miembros de la alianza durante la Guerra Fría, ya no existe y, por lo tanto, uno de los principales desafíos para la OTAN pasa por la creación de una nueva “amenaza rusa”, destinada a unir a los miembros de la alianza y convencer a los dirigentes de estos países para que aumenten los gastos de defensa, según los analistas.

Las fuerzas turcas derribaron un avión ruso cerca de la frontera entre Turquía y Siria, lo que intensificó de manera peligrosa un conflicto que se está expandiendo rápidamente y de manera imprevisible. Si esto hubiera ocurrido durante la Guerra Fría, nos estaríamos preparando para la posibilidad de una guerra nuclear. Afortunadamente, ese conflicto aparentemente se acabó. En vez de marcar los códigos nucleares, el presidente de Rusia Vladimir Putin solicitó una reunión de emergencia del Consejo De Seguridad de las Naciones Unidas, mientras que la OTAN convocó a su propia reunión de emergencia. No se debe malinterpretar la situación como una evidencia de calma; Rusia, furiosa, ha dicho que Turquía es “cómplice del terror” y Putin advirtió que habrá “serias consecuencias”.

Y estos son solo algunos de los últimos acontecimientos en el conflicto más complicado del mundo. La Guerra Mundial de Siria ya involucra a decenas de países. El año pasado, Estados Unidos creó una coalición de amplio rango de más de 60 naciones. Desde Corea del Sur hasta Australia, los gobiernos han participado en distintos grados en la campaña para derrotar a ISIS. ISIS, mientras tanto, ha extendido su área de operaciones. También ha agregado franquicias y sus seguidores han atacado objetivos alrededor del mundo. La organización con sede en Siria no solo controla territorio en Siria e Iraq; sus seguidores mantienen el dominio en Libia, la península del Sinaí en Egipto, Nigeria y otras partes de África. Y la lista de grupos que le prometen alianza al auto denominado califato abarca decenas de miles de kilómetros, al llegar a lugares como Afganistán, Indonesia, Pakistán, Argelia y las Filipinas.

En resumen, todas las potencias están en un reajuste de sus fuerzas militares y tomando posiciones geopolíticas, a través de alianzas, despliegue de fuerzas, y haciendo uso de presiones directas e indirectas para dominar el escenario mundial, tal como ocurrió previo a las dos guerras mundiales del siglo XX. Un error, de algún líder mundial, sin dudas provocara este conflicto fatal para la humanidad. La mesa esta servida, solo falta que alguien apriete el botón.


Email this post Email this post

delicious | digg | reddit | facebook | technorati | stumbleupon | savetheurl

Tags:

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.